El Hierro fundido es una aleación de hierro que contiene de 2 a 4 por ciento de carbono. Durante el siglo 18 y 19, el hierro fundido era un material de ingeniería más barato que el hierro forjado porque no requería refinamiento intensivo ni trabajo con martillos, pero era más quebradizo e inferior en resistencia a la tracción.

El hierro fundido puede referirse a una variedad de aleaciones de hierro, pero se asocia más comúnmente con el hierro gris. A pesar de tener el nombre de hierro, no es hierro elemental puro (Fe en la tabla periódica); en realidad, es una aleación que contiene entre un 2 y un 4 por ciento de carbono, más pequeñas cantidades de silicio y manganeso. También son comunes otras impurezas, como azufre y fósforo.

El hierro fundido se forma fundiendo mineral de hierro o fundiendo arrabio (un producto intermedio de la extracción de mineral de hierro) y mezclándolo con chatarra y otras aleaciones. La mezcla líquida se vierte luego en moldes y se deja enfriar y solidificar.

La mayor parte del hierro fundido se denomina hierro gris o hierro blanco, los colores mostrados por la fractura. El hierro gris contiene más silicio y es menos duro y más mecanizable que el hierro blanco. Ambos son frágiles, pero es más maleable el hierro fundido ya que es tratado por un prolongado tratamiento térmico.

El hierro forjado, por otra parte, está compuesto principalmente de hierro elemental con pequeñas cantidades de escoria agregada, el subproducto de la fundición del mineral de hierro, que generalmente consiste en una mezcla de óxidos de silicio, azufre, fósforo y aluminio. El hierro forjado se fabrica calentando repetidamente el material y trabajándolo con herramientas para deformarlo.

El hierro tiene muchas utilidades para la industria, si estás buscando este tipo de productos llama a: Sistemas Hidráulicos y Alcantarillados de Tehuacán.