El polipropileno es un plástico muy útil para el moldeo por inyección. Además de las aplicaciones de plástico convencionales, el polipropileno también se presta bien en aplicaciones de fibra, lo que le da una gama aún más amplia de usos que va más allá del moldeo por inyección, que incluye: tuberías y conexiones.

Como los termoplásticos más comunes del mundo, los usos del polipropileno son bastante extensos. Los beneficios varían enormemente desde el embalaje, el desarrollo de piezas de plástico para maquinaria y equipos.

No reacciona con los ácidos, lo que lo convierte en el material ideal para contenedores hechos para contener líquidos ácidos, como agentes de limpieza.

Es altamente resistente a la corrosión y a las fugas químicas, lo que lo convierte en el material de elección para los sistemas de tuberías. El plástico también resiste a la congelación, por lo que las condiciones climáticas tampoco son un problema para las tuberías de polipropileno.

Se vuelve líquido en su punto de fusión y, de esta forma, se puede moldear en cualquier forma deseada, y esto se puede hacer varias veces sin que el plástico se degrade mucho. Se usa en el moldeo por inyección debido a cómo responde al calor.

Tiene buena resistencia al impacto.

Tiene una buena resistencia a la electricidad por eso es aislante eléctrico.

Se repara más fácilmente de los daños.

Obtén tus materiales hechos de polipropileno con en Sistemas Hidráulicos y Alcantarillado de Tehuacán.